Menú
Slide image

Vista de exposición

Fotografía: Pablo Gómez-Ogando

Slide image

Martin Llavaneras
Medicane (Kew), 2021
Termoplástico
135 x 110 cm

Slide image

Detalle de:
Martin Llavaneras
Medicane (Kew), 2021
Termoplástico
135 x 110 cm

Slide image

Detalle de:
Martin Llavaneras
Medicane (Kew), 2021
Termoplástico
135 x 110 cm

Slide image

Martin Llavaneras
Untitled (Kew), 2021
Aluminio y nidos
85 x 60 x 10 cm

Slide image

Detalle de:

Martin Llavaneras
Untitled, 2021
Aluminio y nidos
85 x 60 x 10 cm

Slide image

Martin Llavaneras
Untitled, 2019
Papel gofrado

Edición de 10
78 x 56 cm

Slide image

Martin Llavaneras
Garsa, 2021
Arena, materiales orgánicos
Dimensiones variables

Slide image

Vista de instalación

Slide image

Martin Llavaneras
Untitled, 2019
Papel gofrado

Edición de 10
78 x 56 cm

Slide image

Martin Llavaneras
Medicane, 2021
220 x 135 cm (díptico)
110 x 135 cm (pieza individual)

Slide image

Detalle de:
Martin Llavaneras
Medicane, 2021
220 x 135 cm (díptico
110 x 135 cm (pieza individual)

Slide image
SIguiente
Anterior

Delta

Martin Llavaneras

10 de junio – 4 de septiembre

 

Intersticio está feliz de presentar la primera exposición individual de Martin Llavaneras con la galería, incluyendo un nuevo cuerpo de trabajo y una instalación interviniendo el espacio.

 

Los reflejos de luz sobre esta zona encharcada se disponen como una flecha, como una escuadra, como una D. Las golondrinas cruzan de un lado a otro de la valla, después descienden y rozan el agua con sus torsos de plumas. Beben o no beben, se refrescan entre aguas fangosas. “Y qué itinerario tan formidable, la radiación solar, atravesando el universo, circulando por mi estómago tal átomos del naná naná1.”

Días más tarde camino hasta el extrarradio, dejo atrás las naves de Amazon, giro, cruzo, sigo y llego hasta una zona de escombros y barro, vuelvo a cruzar y más allá encuentro el humedal. Un “medicane2” azotó anoche la región y los aviones aterrizan ahora fuera de horario. Desde aquí alcanzo a ver parte de las pistas, la playa y la desembocadura. La arena no es arena ni tampoco barro, el agua se abre paso entre carreteras, marismas y juncos. El ritmo de los aviones contrasta con la quietud del lugar, las corrientes lentas y la sedimentación pausada. El tiempo parece dilatarse hasta ser amorfo.

Después de un rato, sigo caminando hacia el interior del delta. A pocos kilómetros de la ciudad, me adentro en un laberinto viscoso. Cercados y charcos forman un entramado caprichoso y caótico, quizás debido al paso del ciclón. Una brisa fina y húmeda sopla a través de las verjas.

Al fondo una embarcación hace circular la arena que se posa en los bancales de forma caprichosa. Y draga, y draga, y draga. Recorro las marismas entre suelo y charcos, entre un sólido y líquido plagado de bulbos y rizomas. La fertilidad es caótica y contrasta con el orden de las mercancías y personas que la rodean; esperando ser cargadas, desplazadas y reubicadas en posiciones nuevas. Aquí y allá se acumula el follaje, entre el agua dulce y el salitre aparecen especies raras. Del barro surgen unas etiquetas amarillas; arrastradas hasta aquí por el agua y agolpadas unas contra otras. Como el viento que dispersa siglos de taxonomía y objetividad, pasamos de un lugar a otro.

A mi alrededor se extiende un territorio blando como un nido. Este lugar permanece en una descomposición que se mantiene impasible ante mis ojos. Y continúo… De esa observación, de la sensación de deshacerme en un suelo indefinido, me ha quedado un cocktail de frases… “material inconsistente… no como ese flujo de mercancías almacenadas en naves de aeropuerto, que antes de llegar a destino, se pudren.” Hablan mis paseos crepusculares y llegan hasta un punto donde se abre el flujo; donde las cosas flotan y el caudal se expande hasta que el significado se diluye en el cambio de escala.

 

1. El término «piña» se adoptó por su semejanza con el cono de una conífera; la palabra ananá es de origen guaraní, del vocablo naná naná, que significa «perfume de los perfumes». Ananas es una latinización que deriva de la anterior.
2. Un Medicane (de las palabras en inglés Mediterranean Hurricane) es un fenómeno meteorológico similar a un ciclón tropical que se da con escasa frecuencia en el Mar Mediterráneo.

 

 

Martin Llavaneras (El Segrià, 1983) vive y trabaja en Barcelona. Su práctica se desarrolla a través de la escultura y la instalación, explorando diversas formas de circulación de las materias primas. En su trabajo, Llavaneras se sirve de sustancias que atraviesan y sedimentan cuerpos, objetos y palabras, a la vez que examina los ciclos mediante los que sus significados se almacenan, distribuyen y oxidan. Llavaneras estudió Bellas Artes en Bilbao (UPV), Berlín (HTW) y Barcelona (UB). Entre sus exposiciones individuales destacan «Cau» (POLS, Valencia); «Turbaturbo» (La Capella, Barcelona); “Fruit Belt” (Espai 13 – Fundación Joan Miró, Barcelona); “Humus Recalls Curvatures” (Centro de Arte La Panera, Lleida) y «Reengineering Calcium (Blueproject Foundation, Barcelona). Ha expuesto colectivamente en el Centro del Carme Cultura Contemporànea, Valencia; CAPC — Musée d’Art Contemporain de Bordeaux, Bordeaux; ADA Project, Roma; Yaby, Madrid; Meetfactory, Praga; House of Egorn, Berlín; Atelier35, Bucarest; Saliva, Barcelona, entre otros. Ha recibido premios como Barcelona Producció, Premi Art Nou, Injuve, Beca per a la recerca i pensament de la Generalitat; y ha realizado residencias en el CA2M, Centre d’Art i Natura de Farrera y el MUSAC en León.

Descargar textos relacionados (PDF)

Descargar CV (PDF)